Blogia
ungancho

no me gusto

no me gusto

Leticia Dolera no sabe desfilar. Es bajita y los vestidos cortos de punto de Sita Murt no le sientan nada bien. La moda, eso sí, le divierte y le parece estimulante.

Los dos pasamos un poco del glamour de las pasarelas, uno por imposibilidad y otra por desprecio; lo mío es el sadomasoquismo profesional, y lo de Leticia la interpretación. Dadas las circunstancias, y sus ya cumplidos veinticinco, decir que me gusta no podrá ser considerado delito, pecado, ni excentricidad, pero, por si acaso, no buscaré más fotos suyas por Internet.

Por los Goya, lógicamente, se tuvo que pasar, pero yo, que me estaba quedando dormido y preferí ver los resúmenes de los partidos de fútbol, no la pude ver. Lástima.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

historias -

¡Guapa! ¿Por qué no hacemos el dulce propósito de casarnos con ella? O en su defecto ¿de llevárnosla a nuestra cama cuando tú y yo nos veamos en otras vidas?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres