Blogia
ungancho

cibeles

Bajo de clase enfadado y cansado, después de una lucha incruenta de dos horas con los alumnos repetidores, que no se cansan de debatir trivialidades, permitirse el lujo de desestructurar el orden sistemático de las explicaciones, y hacer ejercicios constantes de presunción y mediocridad. Pero no me arrugo. Me deprimo, pero no dejo de respirar. Visito sonámbulo mi propio refugio y decido perder aún más el tiempo escuchando música.

Me llega entonces un correo con una espalda bestial, abrupta y curvilínea. La espalda sin rostro de una mujer. Y empiezo a pensar si valdría cualquier cara, cualquier boca, cualquier cuerpo, para huir de esta tarde, para acabar con el hastío, para dar por terminado lo que queda del día.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

historias -

¿dónde está?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres