Blogia
ungancho

una noche interesante

Las vueltas que da el destino son las que deben haberme relacionado con un concejal de Torrelodones y con los veranos de minifutbol y pipas. El casi adolescente blanquecino y débil de entonces es ahora un profesor frustrado, blanquecino y débil también. El Concejal es más rico. Esta tarde se parece mucho a aquella mañana, en la piscina del Club, y este calor a aquél miedo que sentí al llegar a Hendaya, cuando debí haber entendido que mi romántica historia sí tenía final. Me imagino los salones del Casino, para los que no hay estaciones ni temperaturas, y pienso en los sorprendentes ojos verdes de Marisol, que miraban a otro lado mientras yo los miraba a ellos. No consigo concentrarme, busco en Internet y tomo café con uno de mis compañeros. Leo una entrevista con Ariel Rot, al que una vez vi de lejos, y escucho algo de música. “Trajes de Comunión a 100 euros”. Trato de hacer algo con tal de no corregir exámenes, pero hace mucho calor y me llaman mis jefes para proponerme un viaje. Ana se alegrará. Yo veré Las Palmas. Me pregunto si con un pollo las cosas irían mejor. No creo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

deliquescente -

Estoy retrasadísima leyéndote y me siento fatal por eso. ¿Me llevas contigo a Las Palmas? Dime que sí. Te prometo sexo a la luz de la luna.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres