Blogia
ungancho

mamporreros

El derecho tiene sus propias reglas y la democracia también. No importa la corrupción, la partitocracia y el embuste. Todos los órganos del Estado sirven a la causa de perpetuar la farsa. Ayer, el Supremo condenó a 14 días de prisión a una mujer que no compareció al colegio electoral en el que estaba citada tras ser designada segunda suplente de uno de los vocales de la mesa electoral. ¡Qué atrocidad, qué impostura, qué indecencia! Y qué digo 14 días de prisión, ¡cadena perpetua, pena de muerte para la abyecta criminal!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres