Blogia
ungancho

al final de la escapada

Las casas de la avenida de la ilustración se abren a la calle como gajos de mandarina. Al disminuir la velocidad de mi coche, muchos conductores que me sobrepasan giran la cabeza para mirarme. Yo hago lo mismo, les miro, y todo tiene entonces un color anaranjado y cálido que ralentiza el ritmo de la vida. Apenas son las cuatro y veinte, pero la tarde ya ha caído y las luces del día se empiezan a difuminar.

No sé por qué, pensé que alguien me daría una mala noticia al llegar a la Universidad. Sin embargo, todo sigue igual, tranquilo, sosegado, inalterable.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

historias -

Interesante. Ya ves, me ha fallado mi intuición (o como se llame)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

ungancho -

un opel astra blanco, casi en coma.

historias -

¿qué coche tienes ahora?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres