Blogia
ungancho

the ride with you was worth the fall

the ride with you was worth the fall A propósito del estreno de Closer, pienso en lo complejo del amor y del desamor, en lo mudable de los sentimientos y las emociones humanas, y en lo contingente -aunque parezca paradójico- de las cosas y de las personas que nos rodean.

Sin saber si somos marionetas víctimas del azar, o protagonistas de nuestro propio destino, nos dejamos llevar casi involuntariamente por la corriente del amor. ¿Cómo pudo haber sido todo si no hubiera sido así?, ¿qué sería de mí, o de ella, o de él, si no hubiéramos decidido seguir juntos?, ¿por qué todo es así y no de otra manera?, ¿fui fiel a mí mismo o me traicioné?

Closer dibuja, a veces con un lenguaje excesivamente explícito, el comienzo y el final de varias relaciones de amor entrecruzadas y entrelazadas. Mostrando el principio y el fin, deja al espectador que sea él el que imagine cómo fue todo mientras duró el amor, a veces algo meramente anecdótico cuando las cosas salen mal.

... También pienso si debí insistir más, o si debí llamarla más veces, y si debí no desmoronarme y resistir con entereza y valentía todo aquél torbellino de desamor que, casi imprevisiblemente, se me vino encima.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Anónimo -

Te tengo que confesar que no hago más que volver y volver sobre esto que escribiste. No sé si es por el título, por la foto que ilustra tu post (Natalie está preciosa)o por la palabra "contingente". Te confesaré también, si me lo permites, que hasta cierto punto me atrae el abismo que representa el desamor.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres