Blogia
ungancho

viaje a los sueños polares

Nunca quise viajar.

A ella le encantaba, pero a mí me daba mucho miedo enfrentarme a todo lo que se saliera de lo normal, y me negaba siempre a ir a cualquier sitio; imaginaba destinos inseguros, repletos de sorpresas incómodas y de problemas insolucionables para una persona tan elemental y cobarde como yo.

Cuando Amaya me dejó recordé muchas veces, sobre todo durante los primeros meses, su gusto por viajar y lo que le ilusionaba descubrir nuevas aventuras, escapándonos juntos de la rutina diaria y buscando esa "tonta sensación de libertad" que sólo se experimenta huyendo hacia lo desconocido.

Desde entonces, para mí cualquier viaje tiene algo mágico. Y, paradójicamente, en cualquier destino, por exótico o típico que sea, está ella.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Álvaro Ramírez -

Hermoso texto. Y un blog al que quiero regresar. Voy a enlazarte. Saludos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres