Blogia
ungancho

sin perdón

Llevo varios días soñando con Amaya y empiezo a preocuparme. En menos de nueve meses me casaré y, espero que antes, me habré replanteado también mi futuro personal y profesional. Me esperan semanas de temores, miedos y ansiedades, y sé que el exceso de tensión generará más estrés, más insomnio y más tristeza. Pero yo sé que no sueño con Amaya por eso. Sueño con ella, simplemente, porque aún la quiero.





¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

historias -

No puedo decir nada, pero te escucho, ya sabes.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres